Blog del Bazar

Visítanos en www.bazar-informatico.com

Cámaras fotográfias antiguas

¡Dí patata!

Deja un comentario

De lo analógico a lo digital en poco tiempo

Si la electrónica ha producido muchos y muy profundos cambios en varios aspectos de nuestra vida, la fotografía creo que ha sido uno de los campos que más ha notado esta evolución en un lapso muy breve de tiempo. Clichés, negativos, papeles fotográficos analógicos, reveladores, carretes, cubetas, laboratorios… todo ha sido arrasado por un tsunami imparable llamado fotografía digital, que ha revolucionado y ha puesto al alcance de las grandes masas esta apasionante afición.

Ya anteriormente a este cambio de paradigma, en tiempos no muy lejanos, quien más y quien menos tenía una cámara fotográfica con la que inmortalizar los momentos más relevantes de la vida social y familiar: bodas, bautizos, comuniones, cumpleaños, viajes y celebraciones en general eran objeto de retrato y posterior revelado en papel para pasar a formar parte de la memoria visual de la familia.

Pero ante la imposibilidad de prever el resultado de lo que iba a salir reflejado en nuestras copias en papel, resultado que en muchas ocasiones era más bien desastroso, en aquellos eventos de los que realmente quisieramos obtener un material gráfico de calidad era necesario acudir a los servicios de un profesional de la fotografía.

Tu dispara, que luego ya veremos lo que sale

Sin embargo ahora todo ese concepto ha cambiado. Con las nuevas cámaras digitales podemos disparar una vez tras otra hasta conseguir la toma perfecta sin el coste que supone el revelado de la fotografía. Esto ha motivado un aluvión de imagenes en nuestra vida.  Aplicaciones como Instagram, Flickr, Facebook o Twitter, por poner algunos ejemplos bien conocidos, se llenan de fotografías incluso retocadas con filtros de todo tipo. Conseguir una gran fotografía está ahora al alcance de cualquiera.

Qué debemos buscar en una cámara

Básicamente las cámaras fotográficas se dividen en dos tipos: compactas y réflex. Las compactas suelen ser más pequeñas y sencillas, mientras que en las réflex la imagen no es capturada de forma directa a través del objetivo, si no a través del reflejo de un pequeño espejo en el interior de la cámara. Además estas cámaras suelen permitir el cambio del objetivo mientras que en las compactas el objetivo que viene del fabricante es el único que podremos utilizar durante la vida del aparato.

En estas últimas es en las que nos vamos a centrar. Todos sabemos hoy en día ya que la cantidad de megapíxeles de la cámara es un elemento importante a la hora de valorar la calidad de la imagen que podremos obtener con nuestra cámara, pero ¿que otros apartados deberíamos valorar a la hora de escoger una cámara digital?

He aquí algunos:

1. Pantalla LCD. Es en la que podremos navegar por los menús de opciones y en la que previsualizaremos el resultado de la composición fotográfica que queramos realizar. Yo personalmente sigo siendo un fan de hacer las fotos a través el visor, como toda la vida se ha hecho, pero esto no quita que la gran mayoría de la gente hoy en día encuadra sus fotografía a través de este elemento, con lo cual debe ser lo más amplio y claro posible.

2. Zoom. El zoom es la capacidad de ampliación de una imagen, haciendo que podamos centrar la fotografía a capturar en un punto en concreto de la escena. Hay dos tipos de zoom, el digital y el óptico. A mi el digital no me ha dado nunca buen resultado, se realiza por interpolación de puntos en la imagen y se suelen obtener fotos con mucho grano y pixeles visibles. Cuanto más zoom óptico, mejor.

3. Memoria. La gran mayoría de cámaras utiliza tarjetas de memoría para almacenar las capturas. Tarjetas SD, Memory Stick, MMD… Es interesante también si la cámara tiene algo de memoria interna, por si un día nos olvidamos de nuestra tarjeta. Doy fe de que son cosas que pasan.

4. Programas. Hoy en día casi todas tienen un amplio abanico de programas. Si nos hemos decidido por una compacta lo más probable es que no nos queramos complicar la vida con obturadores, aperturas y demás. Programa nocturno, de retrato, de paisaje… cuanto más variedad más posibilidades tendremos de sacarle el jugo a nuestra compra.

5. Batería. Hay que buscar baterías con la mayor capacidad de carga posible. Esto nos garantizará que a mitad de excursión no nos vayamos a quedar con una bonita caja metálica en las manos que no nos sirve ya para nada más…

Probablemente hay muchas más variables que tener en cuenta a la hora de comprar una cámara ¿Y a vosotros, cuál es la que os parece más importante? ¿Habéis tenido alguna experiencia con vuestras cámaras compactas que queráis compartir?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s